Como cada año, los parques, jardines y calles japonesas se pintan de rosa pastel debido al florecimiento de los cerezos (sakura「さくら」, en japonés). Este hermoso espectáculo de la naturaleza comienza desde el sur del país del sol naciente para ir, poco a poco, extendiéndose al norte del archipiélago.

Comparte este artículo